Protege y ama: usa el cinturón de seguridad